Los estilos arquitectónicos dependen sobre todo de las creencias, el periodo del tiempo, los materiales etc. Cada uno de estos estilos se pueden clasificar por orden cronológico comenzando con el prehistórico, mientras las civilizaciones se desarrollaron los edificios ya iban evolucionando; después está la arquitectura neolítica que ocurrió 10000 a 2000 antes de Cristo, este estilo comprendía las tumbas como también edificios religiosos y estructuras simbólicas; después le sigue el estilo mesopotámico que sucedió entre 4500 a 2000 antes de Cristo, uno de sus logros es el desarrollo del sistema complejo de planificación urbana, después surgieron muchos estilos diferentes con el paso del tiempo.