El reformar se puede volver en algo tedioso y complicado de entender. Reformar las instituciones del mercado de trabajo, liberalizar sectores dedicados a servicios con el objetivo de incrementar la competencia, o mejorar la educación a todos los niveles son algunos ejemplos. Como es lógico, que se emprendan este tipo de reformas estructurales no implica en ningún caso que la política monetaria o la política fiscal deban dejarse de lado; al contrario, éstas pueden usarse de una forma coordinada. siempre en mente. Echale un vistazo a todo lo referente a las reformas en general en Madrid entrando a esta web.