Lo primero que hacemos como siempre, es esquematizar el dibujo que queremos realizar, para situarlo con sus volúmenes y medidas, dentro de la hoja, recordad que para hacer este proceso, lo importante es usar un lápiz H, HB o F, no apretar mucho el lápiz, para que a la hora de colorear, no ensucie nuestro dibujo.



Añadimos el mayor número de detalles posibles, que nos facilitarán la realización del dibujo, recordad no apretar en exceso el lápiz.



Retiramos todo el grafito que nos sea posible, y borramos las lineas que ya no son necesarias, yo suelo usar para este proceso una goma moldeable, intentad dejar solo aquellos trazos que sean imprescindibles para guiaros a la hora de colorear.



Comenzamos con un lápiz pastel blanco añadiendo brillos, siempre guiándonos por la imagen que tenemos de referencia o el objeto.



Con un lápiz negro pastel, vamos añadiendo las sombras más intensas y difuminamos un poco con el dedo para intentar dar ese efecto de cristal.



Con un lápiz pastel gris, damos algunas sombras más leves, vamos difuminando con el dedo, siempre en el sentido del objeto que estamos dibujando.



Con un lápiz blanco de prismacolor, vamos a aplicar los brillos más leves, este tipo de colores, son menos intensos que los blancos pastel.



Con el lápiz blanco pastel, vamos añadiendo más brillos.



Utilizamos la misma técnica en todas las partes de nuestra copa, blancos para los brillos y negros para las sombras.



Con un lápiz pastel rojo, vamos a ir dando los primeros trazos del vino que vamos a dibujar dentro de nuestra copa.



Con un lápiz morado vamos a colorear la parte que quedará en sombra del vino.



Usaremos un lápiz pastel rojo y daremos una capa sobre el morado.



con un lápiz negro, damos una leve capa sobre estas dos anteriores y difuminamos con el dedo, para mezclar y compactar los colores.



Para la parte de arriba del vino, añadimos una primera capa roja, otra morada y una negra y volvemos a mezclar y difuminar con el dedo.



Con el lápiz pastel blanco, vamos a añadir los primeros brillos al vino.



Seguimos difuminando con el dedo.



Con la tiza pastel blanca, vamos a sacar los brillos más intensos de nuestra copa, recordad que la tiza tiene un blanco más puro y mucho más fuerte que los lápices.



Con un lápiz pastel rojo, vamos a dar los primeros trazos al vino que dibujaremos derramado bajo la copa.



Seguimos coloreando y añadiendo algunas goras dispersas.



Una vez hemos aplicado toda la capa roja, difuminamos con el dedo.



Con un rojo más intenso, añadimos las primeras sombras.sobre todo por la parte que queda bajo la copa.



Con el lápiz pastel blanco, añadimos los primeros brillos.



Vamos jugando con los lápices blanco y negro, para añadir sombras y brillos al vino, no olvidéis ir difuminando con el dedo.



Seguimos añadiendo brillos a aquellas partes que pensamos que le son necesarias.



Para dar las sombras bajo la copa, yo he usado un aerógrafo con pintura negra y marrón tostada. Recordad que las sombras si no tenéis aerógrafo, podéis ir dándolas con lápices grises y negros, difuminando.



Por último, con la tiza pastel blanca, vamos a dar los últimos brillos que reflejarán en la sombra.



Y ya tenemos nuestra copa con el vino derramado, espero que el dibujo os haya gustado y que el tutorial del paso a paso os sea de gran ayuda,
Ya sabéis, si tenéis, alguna duda, sugerencia o crítica, no tenéis más que dejarla en los comentarios.Les quedara un dibujo propio de un Vino Frizzante